Más allá de lo personal

Este no es otro post de Social Media o para Community Managers (aunque hay casos en los que aplica). Esta es una nota en la que te invito a ser consciente de la gestión de tu Identidad Digital como persona, y es que se trata de una tarea que ya todos deben practicar a diario. Cada una de nuestras acciones nos definen en el mundo, fuera de línea (offline) y en línea (online).

Hay quien atribuye las gestiones nativas (el saber intuitivo) a personas nacidas dentro del auge tecnológico, tal vez es cierto. Yo se lo atribuyo además, a la curiosidad, a las ganas de conocer, aprender y elevar la calidad de los contenidos de quiénes hacemos uso y aportamos a la web.

Una aclaratoria sobre la Identidad Digital

Muchos conocemos el término Identidad y por definición lo asociamos a nuestra ciudad natal, costumbres, moda, gustos e intereses, entre otros. Pero… lo son también tus palabras, voz, escritura, forma de andar, expresarte y actuación en cada rincón de mundo, real o virtual.

La Identidad Digital Personal es una representación virtual de una persona. En la actualidad que alguien no tenga un perfil creado en las redes sociales, página web o blog, no significa que no la posea y podemos mencionar al menos dos motivos:

  • Si la persona es mayor de edad, se encuentra inscrito en el registro electoral, la data ya forma parte de un registro público al cual acceden tanto empresas, negocios locales como otros sitios web para alimentar sus propias bases de datos (caso Venezuela, por ejemplo).
  • Alguna persona comparte información (texto o imagen) en la cual se hace mención o se etiqueta, y desde este momento se comienzan a guardar registros en los buscadores y redes sociales de esta persona, relacionando o vinculando datos comunes que irán conformando su Identidad Digital.

[Tweet «¿Has notado que cuando publicas una foto en Facebook, reconoce partes de la imagen y te sugiere etiquetar contactos?»]

Nuestros datos quedan en la web

Toda la información que se publica en la web queda como parte de un registro futuro, y así lo han hecho saber buscadores. Google, por ejemplo, invierte cada vez más en mantener sus servidores de información para seguir posicionándose como una de los buscadores más usados.

Constantemente leo perfiles de personas que comparten imágenes que dicen: «Este perfil y mío y publico lo que me da la gana». Esto es equivalente a decir: «Este mundo es mío y actúo como me da la gana». Ellos olvidan que tanto las comunidades online como fuera de la red tienen normas de corresponsabilidad social (netiquetas en la web) que nos ayudan a convivir, compartir, enriquecer y disfrutar de ellas.

Gráficamente sería así:

«Este perfil y mío y publico lo que me da la gana» y «Este mundo es mío y actúo como me da la gana».

Tal vez piensas que la imagen es un poco cruel (fue intencional). El caso es que, vemos personas apostando a una campaña de concientización sobre el uso y manejo de las redes sociales, por otro lado personas compartiendo informaciones no verificadas, noticias amarillistas, imágenes de bullying o que nada aportan o agradan al resto de sus contactos o amigos.

playa_con_desechos

Soy corresponsable y estoy consciente de mi papel en la sociedad y en el mundo digital

Se me ocurrió esta comparación con nuestro planeta, porque mucha de la motivación del ser humano es vivir bien, disfrutar de un mundo sano, sostenible, sustentable en el que futuras generaciones puedan disfrutarlo. Ah… pero para lograrlo, debemos ser copartícipes de todas las acciones positivas que nos lleven a lograr el objetivo. Esto aplica también en las comunidades virtuales.

planeta_verde

Concluyendo

Lo irónico del asunto es que no puedes continuar diciendo «es mi Facebook», ya que «no es tu Facebook, es tu perfil en Facebook». Y no es tu mundo, es el mundo en el que naciste, el cual debes querer y cuidar para las generaciones futuras. Por cierto, compartirlo también con todas las personas, animales, plantas y demás seres vivos que lo habitan.

Espero esta sencilla reflexión fomente el entendimiento entre las personas, que más allá de lo personal aprendamos que la tecnología debe estar al servicio de todos y que la regla principal, es ser más humanos.

¡Un abrazo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *